viernes, 22 de junio de 2012

EL BAILE DEL REINAO EN VILLARLUENGO (TERUEL) PARA LA FIESTA DE SAN JUAN


En Villarluengo (Teruel) se ha conservado hasta nuestros días este baile ceremonial del que encontramos otros ejemplos, con idéntico o distinto nombre, en activo o en el recuerdo, en los pueblos de su redolada y en todo el territorio español. Son bailes al son de gaita (dulzaina) y tambor que protagonizaban y encabezaban los mayorales de la fiesta, cargos relacionados con los presidenciales de la cofradía del santo al que estaba y está dedicada. Parece evidente, por su nombre de reinao, la relación con las fiestas transgresoras del carnaval: en varios pueblos de la zona se bailaba para San Antón y se recuerda que el primero de los mayorales ostentaba el título de rey.
No obstante, en otros lugares como Villarluengo, se interpreta por San Juan y encabezan el baile los quintos (jóvenes en teórica edad de quintar) con sus parejas, seguidos por otras parejas de mozos y mozas. Ellas van vestidas con sayas y mantón, ellos con camisa blanca y pantalón y sombrero negros. La tradición oral nada recuerda de cofradías, pero sí que antiguamente se bailaba asimismo el día 25 de junio por los casados y en honor a San Lamberto.
Estos bailes, que se han ido configurando como piezas independientes, deducimos que proceden del privilegio que gozaban los mayorales de interpretar (o encabezar) la primera pieza de la sesión de baile en la fiesta del santo. La melodía que la acompañaba ha sufrido su natural evolución a lo largo de la historia de la fiesta, según las modas y repertorio del músico contratado. No obstante, debido a su carácter ceremonial, tendieron a conservar formas relativamente antiguas, dispuestas sucesivamente, a modo de suite, de la más antigua a la más moderna.
En Villarluengo se inicia el acto la tarde del día 24, o sábado más próximo, con un pasacalle de los gaiteros y parejas participantes que finaliza en la plaza, antiguamente junto al mayo plantado la víspera (hoy en día el mayo se ubica frente al trinquete). Una vez allí las parejas se disponen en fila para comenzar. La primera pieza es El tiruriru, que baila un par de veces cada pareja al son de un ritmo cojo muy típico de la zona, conocido como “ritmo de danza” en la vecina comarca de Els Ports. Le sigue La granadina, una jota en la que, pareja a pareja, el mozo coloca su sombrero a la moza; al final de este baile ella se lo devuelve. La jota, con la misma melodía anterior, repertorio del gaitero Camilo Ronzano (n. 1913- †2002; acompañó este reinao entre 1942 y 1978) y bailada ahora por todos en rolde (círculo), con cambio de pareja en cada copla. Concluye El reinao con un pasodoble cuya melodía asimismo formaba parte del repertorio de Ronzano y asimismo ha quedado fijada como parte final del baile, con la que se retiran los participantes a modo de mutis. 
Carolina Ibor Monesma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...